28 de noviembre de 2020
21 de octubre de 2020

Buhari llama a la calma tras la muerte de manifestantes a manos de la Policía de Nigeria en Lagos

Buhari llama a la calma tras la muerte de manifestantes a manos de la Policía de Nigeria en Lagos
Protesta contra una unidad de la Policía de Nigeria acusada de abusos y asesinatos - KIRSTY O'CONNOR/PA WIRE/DPA

Registrados incendios y tiroteos en Lagos tras los disturbios del martes en la ciudad

El gobernador contradice las informaciones de los medios y asegura que no han muerto manifestantes

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, ha hecho este miércoles un llamamiento a la "calma" en todo el país y ha reiterado su "compromiso total" con la aplicación de "reformas duraderas" en el seno de la Policía tras la muerte de varios manifestantes por disparos de las fuerzas de seguridad durante una protesta contra la violencia policial en Lagos.

El portavoz de la Presidencia nigeriana, Femi Adesina, ha indicado en un comunicado que el mandatario ha aplicado durante su mandato una serie de medidas para reformar la Policía y ha agregado que "el compromiso a unas reformas extensas por parte de Buhari nunca debe ser objeto de dudas".

"Como ha dicho el presidente, la solución inmediata del Escuadrón Especial Contra el Robo (SARS) es el primer paso en una serie de políticas de reforma que generarán un sistema policial que rinda cuentas ante el pueblo", ha zanjado Adesina, según el diario nigeriano 'The Premium Times'.

Asimismo, el mandatario ha aplaudido que trece de los estados del país hayan creado comisiones de investigación para "hacer justicia a las víctimas de la brutalidad policial" y ha manifestado que "apoyará" a las autoridades locales para lograr una rendición de cuentas.

Lagos, la ciudad más poblada del país, ha sido escenario durante la jornada de nuevos incendios y tiroteos, en medio de unos disturbios que se han recrudecido tras la muerte de varios manifestantes en la noche del martes en el marco de las movilizaciones a nivel nacional.

Entre los edificios incendiados a primera hora del día figuran la sede de la Autoridad de Puertos de Nigeria (NPA), situada en la calle Marina, donde los bomberos trabajan para intentar contener las llamas, sin que por ahora haya informaciones sobre víctimas.

Asimismo, han sido incendiadas la vivienda de la madre del gobernador de Lagos, Babajide Sanwo-Olu, y las oficinas de la cadena de televisión Continental, vinculada al exgobernador del estado Bola Tinubu, quien es además un alto cargo del gubernamental Congreso de Todos los Progresistas (APC).

Un periodista que trabaja para este medio ha dicho que "partes" del edificio "están en llamas". "Por favor, recen por nuestros colegas que están atrapados y buscando protección en el complejo", ha añadido. La ciudad ha sido escenario además de varios tiroteos, la mayoría de ellos achacados a las fuerzas de seguridad.

LOS INCIDENTES

Los incidentes arrancaron a última hora del martes, cuando miembros de las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra un grupo de manifestantes que se dirigía a la comisaría de Orile, en el área de Lekki, matando a varios de ellos, si bien por el momento no hay un balance oficial y los medios nigerianos recogen distintas cifras.

Tras los disparos, un grupo de manifestantes prendió fuego a las instalaciones policiales y supuestamente linchó a uno de los agentes cuando intentaba huir, mientras que otros lograron entrar en la armería y robaron armas y municiones, tal y como ha recogido el diario nigeriano 'The Guardian'.

Los incidentes se extendieron a otras zonas de la ciudad y varios vídeos muestran a uniformados abriendo fuego contra los manifestantes, a pesar de lo cual el Ejército ha asegurado a través de su cuenta en Twitter que las noticias sobre disparos por parte de militares son "falsas".

Testigos citados por los medios locales han denunciado además que los militares y agentes desplegados en la zona impidieron el acceso a las ambulancias para atender a los heridos, al tiempo que han apuntado que los incidentes se habrían saldado con alrededor de una decena de muertos, como mínimo.

El diario nigeriano 'Punch' ha informado de la muerte de cerca de 30 personas en Lagos, incluidos dos policías, al tiempo que ha agregado que otras 17 han muerto en Mushin, escenario de protestas e incidentes en el marco de las manifestaciones.

EL GOBERNADOR DICE QUE NO HAY MANIFESTANTES MUERTOS

Sin embargo, Sanwo-Olu, que ha hablado de 30 hospitalizados, ha acusado de lo sucedido a "fuerzas fuera de su control directo" y ha hablado de "la noche más dura de nuestras vidas". "Fuerzas fuera de nuestro control directo han actuado para marcar una nota oscura en nuestra historia, pero les haremos frente y resurgiremos más fuertes", ha agregado.

"Como gobernador del estado, reconozco que la pelota está en mi tejado y trabajaré con el Gobierno federal para llegar a la raíz de este desafortunado incidente y estabilizar todas las operaciones de seguridad para proteger las vidas de nuestros residentes", ha manifestado.

Sanwo-Olu ha apuntado además que las autoridades han recibido información sobre la muerte de una persona por un traumatismo craneoencefálico. "Es una pérdida desafortunada y muy triste. Es un caso aislado. Estamos aún investigando si era un manifestante", ha zanjado.

Por su parte, la organización no gubernamental Amnistía Internacional ha resaltado que "ha recibido pruebas creíbles pero alarmantes del excesivo uso de la fuerza" por parte de los agentes, antes de apuntar a la muerte de varios manifestantes en Lekki.

"Mientras seguimos investigando las muertes, Amnistía Internacional desea recordar a las autoridades que, bajo el Derecho Internacional, las fuerzas de seguridad sólo pueden recurrir al uso de fuerza letal cuando es estrictamente inevitable para protegerse contra una amenaza inminente de muerte o heridas graves", ha incidido la ONG.

TOQUE DE QUEDA

Los disturbios, los más graves registrados hasta la fecha en el marco de las protestas, estallaron horas después de que el gobernador de Lagos anunciara la imposición de un toque de queda a causa de la "anarquía" registrada en el marco de las movilizaciones contra la brutalidad policial.

Asimismo, la Embajada estadounidense ha anunciado en un comunicado el cierre hasta el jueves de su consulado en Lagos y ha advertido a sus ciudadanos ante la situación. "Si bien la mayoría de las manifestaciones son pacíficas, algunas han derivado en violencia", ha alertado.

"Seguimos pidiendo a todos los ciudadanos estadounidenses que eviten las zonas de las protestas y manifestaciones y que comprueben los medios locales para actualizaciones y consejos sobre tráfico. Sigan manteniendo la vigilancia y evitando zonas afectadas por las protestas", ha añadido en su nota.

Durante los últimos días se habían registrado varios incidentes violentos, incluido un ataque el lunes contra una comisaría en la ciudad de Benin, en el estado de Edo (sur), por parte de "personas que se hacen pasar por manifestantes", según denunció la Policía.

DISOLUCIÓN DEL SARS

El jefe de la Policía de Nigeria, Mohammad Adamu, afirmó la semana pasada que, tras la disolución del polémico SARS, los integrantes de esta unidad tendrán que pasar "exámenes psicológicos y médicos" de cara a un periodo de "entrenamiento y reorientación antes de ser redesplegados para tareas policiales generales".

Sin embargo, los manifestantes han resaltado que esta decisión no es suficiente y han reclamado una serie de reformas en el seno de la Policía y que los responsables de esta unidad sean juzgados por sus actos. Asimismo, desconfían debido a promesas previas sobre una reforma policial que no llegaron a cumplirse.

Las protestas contra esta unidad estallaron tras la publicación de un vídeo en el que miembros de la SARS golpeaban hasta la muerte a un hombre en la ciudad de Ughelli, en el estado de Delta. La Policía nigeriana ha negado que el hombre muriera a causa de la agresión.

Amnistía Internacional acusó en junio a miembros del SARS de torturas y malos tratos para "ejecutar, castigar y extraer información a sospechosos", con un total de 82 casos documentados entre enero de 2017 y mayo de 2020.

Para leer más