24 de enero de 2021
1 de diciembre de 2020

Al menos dos niños muertos y otros siete civiles heridos en un bombardeo registrado en la ciudad yemení de Taiz

Al menos dos niños muertos y otros siete civiles heridos en un bombardeo registrado en la ciudad yemení de Taiz
Niños desplazados por el conflicto en Yemen - PABLO TOSCO/OXFAM INTERMÓN - ARCHIVO

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

Al menos dos niños han muerto y otros siete civiles han resultado heridos en un ataque con proyectiles de artillería registrado el lunes en áreas residenciales de la ciudad de Taiz, en Yemen, según ha informado Naciones Unidas.

En un comunicado, la Oficina de la Coordinadora Residente y la Coordinadora Humanitaria en Yemen, Lise Grande, ha señalado que entre los civiles heridos en el ataque, que tuvo lugar en el vecindario de Usayfarah del distrito de Al Qahira, figuran otros tres niños y cuatro mujeres.

"Estos ataques sin sentido, con muchas bajas de niños y mujeres, son horrendos e inexcusables", ha condenado el representante de la Organización Mundial para la Salud (OMS) para Yemen, Altaf Musani, que ha extendido sus condolencias a los familiares de los fallecidos y ha deseado una "pronta y completa recuperación" a los heridos. "Hoy, más familias están afligidas por niños que han muerto innecesariamente", ha lamentado.

Las hostilidades en Taiz y sus alrededores comenzaron a escalar a finales de septiembre. Los socios de la ONU han constatado la muerte de 55 civiles en octubre en toda la Gobernación homónima, una cifra similar a la de noviembre.

Los ataques con proyectiles de artillería en zonas residenciales ubicadas en el este de la ciudad se han incrementado, mientras que se han registrado enfrentamientos armados en frentes circundantes, lo que ha elevado las tasas de muertes de civiles en la zona.

"Los bombardeos con artillería indiscriminados en las áreas residenciales tienen que parar", ha zanjado Musani, al tiempo que ha pedido a las partes involucradas en el conflicto yemení "distinguir entre civiles y combatientes".

"Los ataques contra civiles están prohibidos", ha recordado y ha apuntado que los recientes bombardeos sobre Taiz "son violaciones del Derecho Internacional humanitario".

En este sentido, Musani ha censurado que Yemen se enfrenta a niveles crecientes de necesidades humanitarias, con tasas de inseguridad alimentaria y desnutrición que aumentan, la pandemia de COVID-19 y una operación de ayuda con fondos insuficientes, por lo que el enfoque debería ponerse sobre "salvar vidas".

Por ello, ha urgido a todas las partes en conflicto hacer lo posible para facilitar la respuesta humanitaria y que se comprometan a detener la violencia.

Otro ataque con proyectiles de artillería sobre una aldea de la Gobernación de Hodeida dejó el domingo al menos cinco niños y tres mujeres muertas, además de otros tres niños y tres mujeres heridas, según informó Naciones Unidas.

En este sentido, UNICEF, que ha elevado la cifra de niños fallecidos en los dos ataques a once, ha lamentado que la "matanza de niños es espantosa". La agencia de la ONU, que ha detallado que un bebé de un mes se encuentra entre los fallecidos, ha avisado de que "la verificación de los hechos aún está en curso, por lo que el número real de víctimas podría ser mayor".

"Los niños deben estar protegidos en todo momento", ha remachado, instando a todas las partes del conflicto a "respetar" a los niños y "mantenerlos fuera de peligro".

Las fuerzas leales al Gobierno yemení, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi y apoyado por Arabia Saudí, y los rebeldes huthis, respaldados por Irán, llevan combatiendo desde finales de 2014, en una guerra que ahora se considera un conflicto de poder entre las dos principales potencias rivales de la región.

El conflicto ha provocado la que es la mayor crisis humanitaria mundial. Actualmente, casi el 80 por ciento de la población, unos 24 millones de personas, necesitan asistencia en el país, donde hay más de 20 millones en inseguridad alimentaria.

Para leer más